Ejercicios Ignacianos

Taller: Ejercicios Ignacianos en la Vida Diaria

consultas: carlos697aguilar@gmail.com

Estos Ejercicios se pueden hacer en la parroquia con un grupo determinado de personas o en forma individual.

Este trabajo está avalado por el padre Carlos Aldunate sj.

Se trata de una adaptación de los Ejercicios de San Ignacio de Loyola y que han ayudado a orar y a conocer más en profundidad a Jesús, a tantas personas durante cuatro siglos y medio…
La espiritualidad de San Ignacio de Loyola (1491- 1556) es el producto de un largo proceso de conversión que él comenzó a raíz de la prolongada convalecencia, luego de recibir una herida de bala en una pierna “Comenzó a escribir con suma atención en un cuaderno, al tiempo que empezaba a moverse, muy de a poco, por la casa… pasaba parte de su tiempo escribiendo y parte en oración”. (Autobiografía1-11).
Fue anotando sus experiencias de oración en ese cuaderno que llamó Ejercicios Espirituales, los que más adelante compartió con algunas amistades.
Se trata de un proceso de discernimiento que facilita la conversión y que ha resultado útil a muchas personas en estos cuatro siglos y medio. Ellos facilitan, en oración, ver la propia vida a la luz del Evangelio, y descubrir la presencia de Dios en lo que nos sucede.
“Los principales frutos de los Ejercicios de San Ignacio hechos en la vida diaria son los siguientes:
– Un manejo y conocimiento de la Biblia como revelación de Dios a la humanidad
– Una experiencia de esa revelación como Palabra de Dios para la vida propia del ejercitante
– Una familiaridad con Dios y atracción por la oración-contacto con Él
– Una relación con hermanos en la fe que están haciendo los mismos ejercicios de oración con la Palabra. (Se genera una comprensión y amistad de gran riqueza)
Un progreso espiritual debido, en gran parte, al orden y conexión de los textos bíblicos.

INICIO EJERCICIOS IGNACIANOS

La metodología es leer las citas bíblicas acompañados de un cuaderno donde vamos anotando lo que nos va diciendo la palabra a cada uno, para luego cuando nos reunamos podamos compartir esos escritos. Es apasionante como al leer cada cita vamos entendiendo el plan de Dios y como quiere que nos comportemos.

CAPITULO I

Consultas: carlos697aguilar@gmail.com

La invitación de Dios: Mc 10, 17-32; Lc 10, 38-42; Lc 14, 15-24; Mt 11, 28-30; Jn 7, 37-39

La sed de Dios: Lc 4, 42; Lc 6,12; Sal 16 ; Sal 84

Jesús nos muestra el camino: Jn 10, 1-18; Hb 12, 1-2; Sal 23; Is 55, 1-13; Is 43, 1-7

Un Corazón nuevo: Ez 36, 23-30; Jn 3 ,3-5

CAPITULO II
La iniciativa de Dios

Consultas: carlos697aguilar@gmail.com

Dios creó el universo con infinito Amor, Sabiduría y Poder

Relato de la Creación de Dios Gen 1,1-31

Mi Padre sigue trabajando y yo también trabajo: Jan. 5, 17-21

Cómo corrige Dios: Sb. 11, 21-26

El universo alaba a su Creador Sal. 104

Dios lo ve todo: Sal. 139

2. En la historia Dios se formó un pueblo que fuera el pueblo de su Hijo, el Salvador

Padre Nuestro: Mt. 6,9-13

Ha que nacer de nuevo: Jn. 3, 1-15

Yo soy la Vid, produzcan frutos en Mí : Jn. 15, 1-15

Quién nos apartará de Dios: Rm. 8, 35-39

3. Cada uno de nosotros está llamado a ser transformado por el Espíritu Santo.

Cristo es el Principio de todo: Col. 1, 15-20

La Palabra de Dios se hizo Hombre: Jn. 1, 1-16.

La salvación por la fe en Cristo Jesus: Jn. 3, 17-21

4. Todas las cosas, fuera del hombre, están creadas en relación con el hombre y con el llamado de cada hombre al cumplimiento de su misión.

Muchos son los obreros, una es la casa: I Co. 3, 9-13

No dividan la Iglesia: I Co. 3, 13-23

La vida cristiana, “Tener en cuenta a los demás”: Rm. 12, 1-9

CAPITULO III
LA RESPUESTA DEL HOMBRE

Escoge el camino de la vida Dt 30, 11-20
Fidelidad en seguir a Dios Jos. 24, 14-28
El mandamiento mas importante Mt. 22, 34-39
Jesus y la Samaritana Jn. 4, 5-15
Felicidad del Justo Sal. 112

2.

El árbol se conoce por sus frutos Mt. 7, 13 – 19
La casa edificada sobre rocas Mt. 7, 21-29
Mi alimento es hacer la voluntad de Dios Jn. 4, 31-34
El Pan de vida. Creer en el Hijo de Dios Jn. 6, 37-40
Vocación de Samuel I Sam. 3, 1-10
Esto lleva a un desprendimiento interior
Lo que cuesta seguir a Jesús Lc. 14, 25-33

Recompensa de los que siguen a Jesús Mc 10, 23-31
Los testigos de Jesus serán perseguidos Mt. 10, 28-33

3.

Solamente hemos de desear y elegir lo que más nos conduce para cumplir el plan de Dios en la misión concreta a que nos llama.
Sublime conocimiento de resto Jesús Flp. 3 7-14.
No vivo yo, sino que Cristo vive en mi Gal. 2, 19-20

C. OBSERVACIONES
I. Explíquense con claridad los puntos apoyándose en algunos textos y dando ejemplos y testimonios. Se trata todavía de una visión de conjunto de la respuesta hombre. No conviene plantearse problemas concretos de la vida, eso vendrá a su tiempo, Aquí se trata de comprender con la mente y desear con el corazón una actitud que corresponde al plan de Dios.

CAPITULO IV

LA MALICIA DEL PECADO

1.
El pecado en la historia revelada.
Pecado de Adán y Eva: orgullo, rebelión contra Dios, autonomía. Adán y Eva son echados del paraíso; ellos y sus descendientes, quedaron contaminados por el pecado; sujetos al pecado y a la muerte, Gen. 3

Pecado de Caín: envidia al hermano, ira, agresividad, mentira, explotación, venganza, fratricidio. Su castigo. Gen. 4, 1-14.

Torre de Babel: vanidad, respecto humano, falso amor que contamina las relaciones sociales. Su castigo: Gen. 11 4-9

Pecado de David 2 Sam 11; 12.
Traición de Pedro Mt. 26, 69-75
Crimen del pueblo judío Mt. 27, 23-31

2.

Pecado en la historia actual: guerras, torturas, asesinatos, explotación, drogas, seso, juego, etc.

3.

Vicios capitales: orgullo, ira, envidia, lujuria, gula, avaricia, pereza,
Todos los pecados tienen raíces en los vicios capitales, Muchos hombres han sido condenados a consecuencia de un solo vicio capital. Yo tengo en mí los impulsos de muchos vicios capitales.

4.
Coloquio de misericordia

Me imaginaré a Cristo clavado en la cruz, delante de mi. Conversaré con El ponderando cómo el Crador se ha hecho hombre para salvarme a mí y a todos los hombres, viviendo entre nosotros, muriendo por nosotros en su inmenso amor a su Padre y a sus hermanos, los hombres de todos los tiempos. Luego, mirándome a mí mismo, me preguntaré lo que he hecho por Cristo, lo que hago por Cristo, lo que debo hacer por Cristo.
Meditaré algunos de los textos:
Piedad de mi Señor Salmo 51.
Tentaciones Stgo 1, 13-16
Una ley más perfecta – no jurar – amar a todos los hombres: Mt. 5, 17-48

Los pequeñuelos y el escándalo Mt. 18,6-9
No imiten a los maestros de la ley. Siete maldiciones contra los fariseos Mt. 23, 1-39
El Juicio Final Mt. 25, 31-46
La misericordia divina.
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo Unico Jn 3, 16-21
La oveja perdida y el Hijo Prodigo Lc. 15
El corazón nuevo Ez. 36,22-28; Os. 6, 1-6.
El Señor te colma de bendiciones Sal. 103.
5.
Jesús se entregó por mi
Yo soy el Buen Pastor Jn. 10, 17-18
La última Cena de Jesús Lc. 22, 19-20
Jesús, Señor nuestro, fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra santificación.
El que no perdonó a su propio Hijo, antes bien lo entregó a la muerte por todos nosotros. Rm 8,32
No vivo yo , sino que Cristo vive en mí Gal. 2,20 Gal 5 – 16 – 19 , 21
Imiten a Dios Ef. 5,2.
El soportó el castigo que nos trae la paz Is. 53

C. OBSERVACIONES
Misericordia es una amor que no se arredra ante la miseria de la persona amada; al contrario, quiere socorrerla y salvarla. El amor lleva a hacer la misericordia, como explicó Jesus con la parola del Buen Samaritano. Lc. 10, 25 37
En cada punto estoy invitado a profundizar en lo que es el pecado, y a concebir un horror de él. Después, al mirar mis propios pecados, no debo quedarme allí, sino subir a la misericordia de Dios. El hombre ha pecado pero Dios lo ha perdonado. Debo aceptar plenamente esta doble verdad, y luego preguntar que quiere Dios de mi.

CAPITULO V
MIS PECADOS

A. PETICION

B. TEMA

1.
Historia de mis pecados.
Puede ser un recorrido cronológico de mi vida, de etapa en etapa, viendo cómo he pecado siempre, de tantas maneras.
Puedo examinar distintos aspectos de mi vida:
uso de mis sentidos: oído, vista, tacto, gusto
udo de mis facultades mentales: inteligencia – ideas; voluntad – deseos – decisiones; imaginación; emociones; conversaciones – lenguaje – oído.
uso de mi tiempo
uso de mis cosas
amistades
La lucha interior : Rm 7, 14-25
2.
Fealdad y malicia de cada pecado en sí mismo; aunque no estuviera prohibido.
Historia simbólica de Jerusalén – La novia infiel : Ex. 16
Obras de la carne : Gal. 5, 19-21.
Varios consejos : Gal. 6, 7-8.
Sobre el libertinaje sexual : 1 Co. 6, 9-20
Los gentiles objeto de la cólera de Dios : Rm. 1, 18-32
3.
Osadía de ofender a Dios.
Oración del afligido : Sal. 6.
Alivio del que confesó su pecado : Sal. 32.
Oración en la desgracia : Sal. 38
El hombre es poca cosa ante su Dios : Sal. 39
Piedad de mi, Señor : Sal. 51.

4.
Grandeza de Dios.
El paralítico de la piscina de Bethesda : Jn. 5, 1-14.
La mujer adúltera : Jn. 8, 1-11.

5.
La paciencia de Dios y de la creación ante mis pecados : Rm. 8 19-23; Mc. 1, 1-12; Col. 2, 8-15

6.
Coloquio de misericordia (Puede ser el mismo del Capítulo IV)

C. OBSERVACIONES.

1.
Puede hacerse grafica esta meditación con la escena del Juicio Final (Mt. 25, 31-46) El ejercitan se imagina ante Cristo en el Juicio Final y medita sobre la carga de pecados con que se presenta a El.
2.
Siempre triunfa la misericordia de Dios. El ejercitan no debe quedar deprimido.
3.
Sobre el perdón de Dios.
Distingamos entre perdonaras y recibir perdón.
Nosotros estamos llamados a perdonar siempre, aún cuando el ofensor no reconozca su culpa ni pida perdón. Dios, por su parte, está siempre perdonándonos. Es decir, ofreciendo siempre su perdón. De nuestra parte, hemos de responder a su Gracia que nos invita a recibir perdón.

b) Condiciones para recibir el perdón: humillarnos reconociendo nuestra culpa;
Humillarnos en pedir el perdón.
Confiar en el Señor que quiere perdonar y de hecho nos ha perdonado : Lc. 7, 47-50
Perdonar, al hermano que nos ofende : Mt. 18, 19-35
(Si no perdono, peco y persevero en mi pecado: vea : Mt. 6, 14-15
Humillarnos a recibir el perdón. Esto es reconocer nuestro pecado y el perdón, integrando todo esto en la historia de nuestra vida con humildad paz. La humildad es verdad.

4.
Fruto de esta etapa de los ejercicios, se resume en:
Un conocimiento íntimo de los pecados de mi vida para aborrecerlos.
Una sensación del desorden habitual de mi manera de proceder (buscándome a mí mismo y no a la voluntad de Dios) para enmendarme.
Conocimiento de la falsedad de los criterios mundanos, para aborrecerlos y apartarme de ellos.
Estas tres gracias las pediré, acudiendo primero a la Virgen María: después con Ella obtendré la intercesión de Jesús; por último, acudir al Padre confiando en el apoyo de Jesús y María.
Señor, dame reconocer mi desorden en la manera ordinaria de comportarme, y también las raíces de ese desorden ( vea Ej Esp p 23)
Jesús habla de obstáculos al crecimiento de la semilla ( Mt. 13, 1-8 18-23); “malezas que ahogan; son los vicios capitales (Ver Ej. Eso p. 39 vea Ro 7, 15-25; Gal 5, 16-21)
“piedras que hieren y afligen” : son las heridas emocionales qu han marcado mi vida, y que necesito perdonar. ( Mt. 6, 12_16; 18, 21-35; “superficies duras del camino” : son los prejuicios, hábitos y compulsiones que impiden una apertura a la Palabras de Dios (Cc 11, 34-35; 18, 9-14; Apc 3, 15-17.

CAPITULO VI

EL LLAMADO DE CRISTO
(JESUS ES EL CAMINO)
“Señor, te pido que todas mis motivaciones, decisiones y actuaciones sean ordenadas en tu servicio y alabanza”.
Petición:
Pedirá la gracia de no ser sordo al llamado de Cristo, sino pronto y diligente para responder a El”.

TEMAS

Jesús predica el Reino de Dios

Jesús enseña y sana Mt. 4, 12-17. 23-25
Jesús enseña, sana y proclama la Buena Nueva del Reino: Mt. 9, 35-38
Jesús inicia su predicación, recorre Galilea y expulsa demonios Mc. 1, 14-15. 35-38
Jesús inicia su predicación, recorre Galilea y expulsa demonios: Mc. 1, 14-15. 35-39
Comienzo de la predicación, Jesús en Nazaret : Lc. 4, 14-21.

Jesús llamó a sus colaboradores

Vocación de los cuatro primeros discípulos : Lc. 5. 1-11
Vocación de Leví. Comida con los pecadores en casa de Levi : Lc. 5, 27-32.
Elección de los doce :Lc. 6, 12-16

Cristo me llama a mí.

Aparición en Galilea y misión universal : Mt. 28, 18-20.
“Id por todo el mundo y proclama la Buena Nueva a toda la creación” : Mc. 16. 15-20.
La oración de Jesús : Jn. 17.
“como el Padre me envió, también yo os envío” : Jn. 20, 21-23
“ Y seréis mis testigos….” : Hch. 1. 7-8

Hay respuestas flojas y otras generosas

Exigencias de la vocación apostólica : Mt. 8. 18-22
Pararla del sembrador : Mt. 13, 1-9
Explicación de la parola del sembrador :Mt. 13, 18-23
Pararlas del tesoro y de la perla : Mt. 13, 44-46.
Condiciones para seguir a jesús : Mt. 16. 24-27.
Primer anuncio de la Pasión : Lc. 9. 22-26.
El verdadero camino de la salvación cristiana : Flp. 3. 17-14.
Solemne exhortación a Timoteo : 1 Tim. 6,7-16
La armadura de Dios : Ef. 6, 11-18.

OBSERVACIONES.

Puede usarse la comparación propuesta por San Ignacio, los puntos de esta guía, o bien otra que resulte más apropiada.
Nótese que San Ignacio habla no de vencer enemigos, sino de conquistar ( para el bien). Cristo viene a salvar.
En esta etapa comienza el seguimiento de Cristo: en su vida oculta y pública es Camino, en la Pasión es Verdad, en la Resurrección es Vida.

 

CAPITULO VII

ENCARNACION Y NACIMIENTO

“Señor, te pido que todas mis motivaciones, decisiones y actuaciones sean ordenadas en tu servicio y alabanza”.

PETICION
“Pediré un conocimiento íntimo del amor de Dios que se manifiesta en todos los misterios de la Encarnación y Nacimiento. Gracia para amar a Jesús y seguirle”.

B. TEMAS
1 Redención: es un plan de amor, reparando con amor los pecados de todos los hombres.
Pecados personales y colectivos.

“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único”: Jn. 3, 16
“les doy un mandamiento nuevo” Jn. 13, 31-35.
El servicio del pecado y el servicio de la justicia Rm. 5, 12-21; 1 Jn. 4, 14-16

2 Anunciación y Encarnación.

La Anunciación Lc. 1, 2638
Jesús nace de una madre virgen Mt. 1, 15-25
“ … que Cristo habite en vuestros corazones por la fe” Ef. 3, 17-19
Ineficacia de los sacrificios antiguos Heb. 10, 5-10.

3 Visitación: saludo de Isabel, Santificación de Juan el Bautista, Cántico de la Virgen.
La Visitación. El Magnificat Lc. 1, 39-56

4. Nacimiento y misterios de la infancia.
Nacimiento, pastores, presentación en el Templo, profecía de Simeón, adoración de los magos, huida a Egipto, retorno a Nazareth.
Nacimiento de Jesús y visita de los pastores Lc. 2. 1-38
Adoración de los magos Mt. 2, 1-12.
Huida a Egipto Mt. 2, 13-15.
Vuelta de Egipto y residencia en Nazareth Mt. 2, 19-23.
El Verbo encarnado, comunión con el Padre y el Hijo 1Jn. 1, 1-4

C. OBSERVACIONES.

1 Contemplación bíblica: en todos los misterios de Cristo se recomienda la forma siguiente de oración:
mirar las personas del cuadro que contemplo.
escuchar lo que hablan y piensan,
observar lo que hacen.
Así vamos entrando desde el exterior a los pensamiento y sentimientos; y desde allí a lo íntimo, que es la decisión.

2 En todas estas contemplaciones resplandece Jesús como único camino al Padre.
yo soy el Camino, la Verdad y la Vida Jn. 14, 6.

CAPITULO VIII (8)

LOS DOS PROGRAMAS
“Señor, te pido que todas mis motivaciones, decisiones y actuaciones sean ordenadas en tu servicio y alabanza”.
A PETICION
“Pediré la gracia al Señor para conocer su programa y estilo de vida, es decir, su camino auténtico, distinguiéndolo del camino falso con que nos tienta Satanás; gracia, también, para seguir el camino de Cristo”.

B. TEMAS.

1 Vida oculta de Nazareth Lc. 2, 39-52
Vida oculta de Jesús de Nazareth Lc. 4, 16-30
Visita a Nazareth Mt. 13, 53-58
Visita a Nazareth Mc. 6, 1-6

2 Bautismo y vida publica del Señor.
Bautismo de Jesús Mt. 3, 13-17
Bautismo de Jesús Mc. 1, 9-11
Bautismo de Jesús Lc. 3, 21-22
“… el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza” Lc. 9, 58

3 El Sermón de la montaña
Las Bienaventuranzas Mt. 5, 1-12
Las espigas arrancadas en sábado Lc. 6. 1-5
Las Bienaventuranzas Lc. 6, 17-49
Hablar francamente y sin temor Lc. 12, 1-12
No acumular riquezas Lc. 12, 13-21.
Abandono a la Providencia Lc. 12, 22-32
Las obras de la carne y los frutos del Espíritu Gal. 5, 19-26

4 Tentaciones del Demonio.
Tentaciones en el desierto Mt. 4, 1-11
Los falsos doctores 2 Ped. 2, 1-2
Contra la intemperancia en el hablar Stgo. 3, 1-12

OBSERVACIONES

1 Programa de Cristo
Pobreza, desprendimiento, sencillez en la manera de vivir
Humillación, postergación, ser menos apreciado por el mundo
Humildad ante Dios y los demás.

2 Programa del Demonio:

Riqueza abundancia, apego a las cosas y a las seguridades.
Ostentación, aprecio del mundo, honores, éxitos, prestigio.
Soberbia, autosuficiencia, desprecio de los demás, poder.

3 El programa del demonio no propone, al principio, a los que siguen a Cristo, sino cosas aparentemente buenas y justificables. Estas son las tentaciones propias de esta segunda etapa, en que el ejercitan ya se ha propuesto seguir a Cristo.

CAPITULO IX (9)

“Señor, te pido que todas mis motivaciones, decisiones actuaciones sean ordenadas en tu servicio y alabanza”.

PETICION
“Pediré un conocimiento íntimo de Cristo que es el Señor de la naturaleza y de los hombres, para que, creciendo en confianza en El, me resuelva a seguirle con toda generosidad”.

B. TEMAS.
1 El Señor de la naturaleza
La tempestad calmada Mt. 8, 23-27
Primera multiplicación de los panes Lc. 9, 10-17
Jesús camina sobre las aguas y Pedro con El Mt. 14, 22-23
Predicación de Juan el Bautista Mc. 1, 1-11
Vocación de los primeros cuatro discípulos Mc. 1, 16-20
El tributo del Templo pagado por Jesús y Pedro Mt. 17, 24-27
Maldición de la higuera Mt. 21, 18-22

2 Señor de la sanción y de la liberación.
Canto al Siervo de Javeh Is. 53.
Comienzo de la predicación Lc. 4, 14-24
El endemoniado de Gerasa Mc. 5, 1-20
Curación de una hemorroísa Mt. 9, 18-26
Resurrección de la hija de Jairo Mc. 5, 21-43
Mujeres que acompañaban a Jesús Lc. 8, 1-3
Curación de un lepreos. Curación del criado del centurión Mt. 8, 1-34

3 Señor del juicio y perdón de los pecados.
Curación de un paralítico Mt. 9, 1-8
La pecadora perdonada Lc. 7, 36-50
Curación de un enfermo en la piscina de Betesdá Jn. 5, 1-14
La mujer adúltera Jn. 8, 1-11
Apariciones a los discípulos Jn. 20, 21-23

4 El señor que llama y envía los hombres

Llamamiento a los cuatro primeros discípulos Mt. 4 17-22
Misión de los Doce Mt. 10, 1-16
“Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva” Mc. 16,15-18
“Id, pues y haced discípulos” Mt. 28, 18-20

C. OBSERVACIONES

1 El primer fruto de esta semana es la confianza en Cristo, en El tenemos todo el apoyo que necesitamos.
2 El segundo fruto es la generosidad en seguir a Cristo. Conocemos su programa de pobreza y humillación. El conoce y llama a cada oveja en particular, dando las fuerzas necesarias cuando hagan falta (ver Jn. 10, 1-5), pero fácilmente sentimos temor de seguirle por este camino. Entonces pidamos valientemente la Gracia de seguirle en un camino de efectiva pobreza y humillación, si este es en mayor servicio de Dios y bien de las almas.

3 Para hacer más palpable nuestra oblación, pidamos primero la intercesión de María ante su Hijo y, después, la intercesión de Cristo ante su Padre.

4 Ponemos así, de nuestra parte, todo lo que podemos hacer para seguir efectivamente el camino que siguió Cristo, dentro de la infinita sabiduría de Dios para cada uno de nosotros, en nuestras circunstancias (no compararse ni comparar, no aspirar sino a lo que Dios quiere de mi).

CAPITULO 10 X

CRISTO ES EL ÚNICO CAMINO
“Señor, te pido que todas mis motivaciones, decisiones y actuaciones sean ordenadas en tu servicio y alabanza”.
A. PETICIÓN
“Pediré un conocimiento íntimo de Jesús que es el único camino al Padre para ama y seguirle”.

B TEMAS
1 Jesús limpia el Templo
La purificación del Templo Jn. 2, 13-22
Expulsión de los vendedores del Templo Lc. 19, 45-48
Somos Templo del Espíritu Santo I Co. 3, 16-17
Cristo, piedra angular de nuestra edificación Ef. 2, 19-22.
Jesús ungido por el Espíritu Santo Lc. 4, 18-21.
2 Jesús resucita a Lázaro
La resurrección de Lázaro Jn. 11, 1-45
Jesús Pan de Vida Jn. 6, 32-58
Jesús Buen Pastor Jn. 10, 10-11

3 Jesus, imagen del Padre y camino a El.
Vengan a Mí los que están cansados y agobiados Mt. 11, 25-30
Amense unos a otros Jn. 13, 34-35
La despedida. Jesús va al Padre Jn. 14, 1-14

4.
La purificación del Templo Jn. 2, 13-22

CAPITULO XI (11)

LA ULTIMA CENA
(JESUS ES LA VERDAD)
“Señor, te pido que todas mis motivaciones, decisiones y actuaciones sean ordenadas en tu servicio y alabanza”.

PETICION
“Pediré dolor, sentimiento y turbación, al mismo tiempo que amor, admiración adherían a Jesús que va a la pasión por los pecados míos y los de toda la humanidad”.

B. TEMAS
Historia: Jesús es camino, verdad y vida. Aquí resplandece la vedad del amor del Padre, del amor del Hijo, del desorden terrible del pecado. Jesús, el verdadero Cordero de Dios que es sacrificado y movido en la última cena.

La eucaristía como la cena definitiva de este mundo.

1. Lavatorio de los pies y amor fraterno
El lavatorio de los pies : Jn. 13, 1-20
…. amense unos a otros …. Jn. 13, 34-35
Amen a sus enemigos: Mt. 5, 43-48
Dios-Amor es Fuente de amor : I Jn. 4,7-9.
Himbo a la caridad: I Co. 13.
Imiten a Jesús humilde : Flp. 2, 1-8

2. Traición de Judas
Anuncio de la traición de Judas : Jn. 13, 21-33
Anuncio de la traición : Lc. 22, 21-23
Prendimiento de Jesús : Lc. 22. 47-53
Misericordia y beneficencia, amor a los enemigos : Lc. 6. 36-38

3. La institución de la eucaristía.
Discurso en la sinagoga de Cafarnaún : Jn. 6. 26-59.
Relato de la Eucaristía : I Co. 11, 23-26
Regeneración por la palabra. El nuevo sacerdocio : I Pe. 2, 1-10

4. Permanecer en Cristo.
La vid verdadera : Jn, 15, 1-17
Oración de Jesús por el nuevo pueblo santo : Jn. 17, 1-26
Guardar los mandamientos, sobre todo la caridad: I Jn. 3, 21-24
El amor a Dios consiste en guardar los mandamientos : I Jn. 5, 1-5.

C. OBSERVACIONES.
Solidaridad de Jesús con toda la humanidad.
Por amor tomó sobre sí todos nuestro pecados : Rm. 5, 12-21.
2. Solidaridad nuestra con Cristo.
El quiere seguir salvando al mundo con aporte nuestro : Flp. 1, 19-21; Col. 1, 24